13 DE SEPTIEMBRE

1692: Un terremoto destruye la ciudad de Nuestra Señora de Talavera de Madrid de Esteco, en la actual provincia de Salta. A partir de este suceso, la ciudad de Esteco —como se la conoce popularmente— será fuente de mitos y leyendas en todo el norte argentino.

1806: Creación del Regimiento de Patricios. Luego de la Reconquista de la Ciudad de Buenos Aires por parte de las milicias y del Pueblo en armas contra los invasores ingleses, Santiago de Liniers y Bremond—quien ya era gobernador militar— lanzó una convocatoria al pueblo para armarse contra el enemigo británico, cuyas naves permanecían, amenazantes, en el estuario del Río de la Plata. Los nativos de la Península Ibérica formarán los cuerpos de milicias de acuerdo a su lugar de origen. Los criollos, mayoritarios en estas tierras, se nuclearon en torno a la “Legión de Patricios Voluntarios Urbanos de Buenos Aires”. El término “Patricio” proviene de Patria, que para estos voluntarios era su ciudad de Buenos Aires. Diremos, por último, que en las primeras convocatorias los milicianos eligieron a quienes iban a ser sus oficiales.

1810: Un decreto de la Primera Junta de Gobierno anuncia la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, considerada como antecedente de la Biblioteca Nacional.

1813: José María Morelos convoca al Congreso de Anáhuac, en lo que era el Virreinato de Nueva España, actual México. Los documentos de este Congreso son reconocidos como antecedentes de la Constitución mexicana.

1816: Por orden del recientemente designado Director Supremo de las Provincias Unidas, Juan Martín de Pueyrredón, el Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires se congregó en la Plaza de la Victoria, actual Plaza de Mayo, para jurar la Independencia de las Provincias Unidas de toda dominación extranjera.

1923: El Capitán General de Cataluña, José Antonio Primo de Rivera, encabeza un golpe de Estado en España que será convalidado por el rey Alfonso XIII, quien lo designará al frente de un Directorio Militar, dando origen a la llamada Dictadura de Primo de Rivera.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *