35 AÑOS DE LA GUERRA DE MALVINAS: EL HUNDIMIENTO DEL ARA GRAL. BELGRANO

El 2 de mayo de 1982, a las cuatro de la tarde, dos torpedos disparados por el submarino nuclear británico Conqueror hundió al crucero ARA General Belgrano, un buque argentino que se encontraba fuera de la zona de exclusión de 150 millas que Gran Bretaña había impuesto en forma unilateral durante la Guerra de Malvinas. La primera ministra británica Margaret Thacher, después de una reunión con su gabinete de Guerra en la residencia campestre de Chequers, cercana a Londres, ordenó que el comandante del submarino nuclear, capitán de fragata, Christhopher Wreford-Brown, torpedeara y hundiera al Belgrano. Esta decisión significó que incluso en Inglaterra la acusaran de cometer un crimen de guerra porque, además, la tomó cuando el presidente del Perú, Fernando Belaúnde Terry, estaba intermediando para lograr la paz.
​El ARA General Belgrano albergaba 1091 tripulantes militares y dos civiles que trabajaban en la cantina y fueron los primeros en morir porque uno de los torpedos dio en la zona de la cocina. Del resto, sólo fueron rescatados con vida 740 combatientes luego de permanecer casi tres días en balsas a la deriva en el Atlántico Sur, con una temperatura de 20 grados bajo cero. Los 323 soldados que murieron, 200 de los cuales tenían entre 19 y 20 años, fue a causa de las explosiones producidas por los torpedos, otros por asfixia y otros ahogados al hundirse el buque.
​El ARA General Belgrano había sido comprado a Estados Unidos en 1951, bautizado como ARA 17 de Octubre en reconocimiento a la fecha emblemática del justicialismo, fuerza que entonces gobernaba la Argentina. Cuando en 1955 el presidente constitucional Juan D. Perón fue derrocado, el buque fue la nave insignia de los sediciosos al mando del almirante Isaac Rojas. Fue entonces cuando lo bautizaron como General Belgrano, en homenaje al creador de la bandera nacional y jefe en la guerra por la independencia.
​En 1967, le fueron implantadas lanzaderas de misiles pero nunca fue dotado de sistemas antisubmarinos ni sensores de ataque. En diciembre de 1978, el buque participó en la Operación Soberanía, destinado a invadir las islas al sur de Canal de Beagle durante el conflicto con Chile. Cuatro años más tarde, el 12 de febrero de 1982, zarpó hacia Puerto Belgrano para recibir el mantenimiento anual correspondiente. Para entonces, se le habían añadido radares y misiles, pero el crucero estaba en malas condiciones de turbinas y no podía superar los 18 nudos. Fue en esas circunstancias cuando Argentina declaró la guerra y debió sumarse a la flota de ataque.
​Diez minutos después de recibir el impacto, el comandante del Belgrano, capitán de navío Héctor Bonzo, ordenó abandonar el barco y que se lanzaran las 70 balsas autoinflables con capacidad para 20 hombres cada una. Ahí salvaron su vida los que dieron testimonio del infierno.
​En una entrevista en Londres se le preguntó a Thatcher por qué había ordenado ese ataque cuando el buque argentino se estaba alejando de las islas. La primer ministro respondió: “No estaba abandonando las Malvinas, sino que estaba en un área donde representaba un peligro para nuestras naves y para la gente a bordo”. Y cuando se le preguntó por qué no respetó el intento de paz del Perú, Thatcher aseguró que “esos planes de paz nunca llegaron a Londres hasta después del hundimiento del Belgrano. Más aún continuamos negociando”. Por último, molesta se quejó: “Esto que me pasa, solo puede pasarle a alguien en Gran Bretaña donde un primer ministro puede ser acusado de hundir una nave enemiga la cual representaba un peligro para nuestra flota”.

 

 

Fuentes:
– Burzaco, Ricardo. Acorazados y Cruceros de la Armada Argentina. Eugenio B. Bs. As. 1997.
– www.monosgrafías.com/trabajos4/crucerobel/crucerobel.shtml

2 thoughts on “35 AÑOS DE LA GUERRA DE MALVINAS: EL HUNDIMIENTO DEL ARA GRAL. BELGRANO

  • 31 marzo, 2017 at 7:42 pm
    Permalink

    Muy bueno el relato del hundimiento General Belgrano por los ingleses. Es como revivir la historia vivida en presente. Los hechos quedaron lejanos, pero las heridas, los muertos en Malvinas sin reconocer, la Plaza de Mayo con un Gualtieri hablando a la multitud. de que estábamos ganando. Hasta yo me lo creí. Que ciega estaba en ese momento. Imperdonable !!!

    Reply
  • 1 abril, 2017 at 11:35 pm
    Permalink

    Gracias Araceli, siempre aprendo algo, no sabía que este buque había sido bautizado con el nombre de 17 de Octubre en el año 1951 cuando fue adquirido.

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *