A 41 AÑOS: EL GOLPE DE ESTADO CÍVICO-MILITAR EN DOCUMENTOS – SEGUNDA EDICIÓN

A partir del 24 de marzo de 1976, la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional instauró un plan sistemático y estratégico de represión con la complicidad de sectores del empresariado y de la Iglesia, con el saldo de 30 mil desaparecidos, miles de encarcelados y exiliados y el robo de bebés nacidos en los centros clandestinos de detención que todavía hoy siguen buscando las Abuelas de Plaza de Mayo. A estas víctimas hay que sumar a los 649 muertos y 1082 heridos que resultaron de la Guerra de Malvinas, declarada por los usurpadores del poder en una maniobra por prolongar el gobierno de facto.

La política económica neoliberal diseñada por el ministro José Martínez de Hoz, perjudicó a la industria, produjo desocupación y pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, fomentó la especulación financiera y aumentó la deuda externa que pasó de 9 mil a 46 mil millones de dólares, asumiendo el Estado la deuda externa privada de empresas como Sevel (124 millones de dólares), Acindar (649 millones) y Loma Negra (62 millones), entre otras.

 

                              La dictadura cívico militar entre 1976 y 1983, con un acta firmada en el Comando General del Ejército ante un escribano, dio por tierra con todo el sistema institucional del país.

 

                                             ACTA PARA EL PROCESO DE REORGANIZACIÓN NACIONAL

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los veinticuatro días del mes de marzo del año mil novecientos setenta y seis, reunidos en el Comando General del Ejército, el comandante general del Ejército, teniente don Jorge Rafael Videla, el comandante general de la Armada, almirante don Emilio Eduardo Massera, y el comandante general de la Fuerza Aérea, brigadier general don Orlando Ramón Agosti, visto el estado actual del país, proceden a hacerse cargo del gobierno de la República.

Por ello, resuelven:

  1. Constituir la Junta Militar con los comandantes generales de las Fuerzas Armadas de la Nación, la que asume el poder político de la República.
  2. Declarar caducos los mandatos del presidente de la Nación Argentina y de los gobernadores y vicegobernadores de las provincias.
  3. Declarar el cese en sus funciones de los interventores federales en las provincias al presente intervenidas, del gobernador del territorio nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y del intendente municipal de la ciudad de Buenos Aires.
  4. Disolver el Congreso Nacional, las Legislaturas provinciales, la Sala de Representantes de la Ciudad de Buenos Aires y los consejos municipales de las provincias u organismos similares.
  5. Remover a los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al procurador general de la Nación y a los integrantes de los tribunales superiores provinciales.
  6. Remover al procurador del Tesoro.
  7. Suspender la actividad política y de los partidos políticos a nivel nacional, provincial y municipal.
  8. Suspender las actividades gremiales de trabajadores, empresarios y de profesionales.
  9. Notificar lo actuado a las representaciones diplomáticas acreditadas en nuestro país y a los representantes argentinos en el exterior, a los efectos de asegurar la continuidad de las relaciones con los respectivos países.
  10. Designar, una vez efectivizadas las medidas anteriormente señaladas, al ciudadano que ejercerá el cargo de presidente de la Nación.
  11. Los interventores militares procederán en sus respectivas jurisdicciones por similitud a lo establecido para el ámbito nacional y a las instrucciones impartidas oportunamente por la Junta Militar.

Adoptada la resolución precedente, se da por terminado el acto, firmándose cuatro ejemplares de este documento a los fines de su registro, conocimiento y ulterior archivo en la Presidencia de la Nación, Comando General del Ejército, Comando General de la Armada y Comando General de la Fuerza Aérea.

                                                                                                      Videla – Massera – Agosti.

 

Fuente:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *