CUANDO PATRICIA BULLRICH SALVÓ SU VIDA PORQUE ACTUÓ LA JUSTICIA

Pese a que el Juez Federal de Esquel, Guido Otranto, decidió cambiar la carátula de la causa por Santiago Maldonado de “NN averiguación de delito” por “Desaparición forzada” de persona, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich insiste en no reconocer que fue la Gendarmería Nacional quien se llevó al joven.

La figura de la desaparición forzada implica la participación de las fuerzas de seguridad del Estado. El Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de la ONU define a esa figura por tres elementos: la privación de libertad contra la voluntad de una persona, la participación de agentes gubernamentales en el hecho y la negativa a revelar la suerte o el paradero de la persona interesada.

Hace 35 años, poco después de finalizada la guerra de Malvinas, Bullrich —que entonces estaba exiliada en Brasil— regresó a la Argentina en el marco del retorno de alrededor de treinta militantes que se agrupaban en la corriente del Peronismo Montonero Auténtico liderado por Rodolfo Galimberti. En 1975, la actual ministra ya había estado presa durante seis meses en la cárcel de Devoto, luego de ser detenida por un operativo de pintadas en la ciudad de Buenos Aires.

Según aseguran Marcelo Larraquy y Roberto Caballero en la biografía del dirigente montonero, “después de la guerra de Malvinas, Galimberti creyó que no tenía sentido seguir discutiendo las perspectivas políticas sin reinsertarse en la Argentina. Puso en marcha el Operativo Retorno para que reingresara su grupo de aliados de forma escalonada”.

Cuando le tocó el turno a Patricia Bullrich, quien entró al país en forma clandestina, fue detenida por efectivos del Batallón 601 del Ejército. La interrogaron durante algunas horas hasta que los abogados de derechos humanos Alicia Oliveira y Augusto Conte presentaron un recurso ante la justicia y el juez Narváez consideró que había sido detenida de manera ilegal y ordenó que la liberaran.

De esta manera, y con la vigencia de la dictadura cívico-militar que había suspendido todas las garantías constitucionales, Bullrich pudo preservar su vida aunque dos años antes, el 9 de junio de 1979, había formado parte del lanzamiento de la Mesa Promotora del Peronismo Montonero Auténtico, una escisión interna de la Organización Montoneros que continuaba —liderada por Mario Firmenich— y que figuraba entre los principales enemigos del gobierno de facto.

En uno de los puntos de la proclama, el Peronismo Montonero Auténtico exigía “el cese de todas las violaciones a los derechos humanos. Libertad a los ex presidentes Dr. Héctor J. Cámpora y María Estela Martínez. Libertad a todos los detenidos por defender la causa popular. Aparición de todos los secuestrados y publicación completa de las listas de asesinados”.

Firmaron el manifiesto Rodolfo Galimberti, Juan Gelman, Pablo Fernández Long, Arnaldo Lizaso, Héctor Mauriño, Raúl Magario, Carlos Moreno (Marcelo Langieri) y una sola mujer: “Carolina Serrano”, que era el nombre de guerra de la actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Fuentes:

  • https://www.pagina12.com.ar/58590-desaparicion-forzada

  • Larraquy Marcelo. Caballero, Roberto. Galimberti. De Perón a Susana. De Montoneros a la CIA. Editorial Aguilar. Bs. As. 2011.

  • Cibeira, Fernando. Macristocracia. La historia de las familias que gobiernan la Argentina. Editorial Planeta. Bs. As. 2017.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *