DESPUÉS DEL ACTO DE LA CGT: LOS DIRIGENTES SINDICALES QUE “SACAN LOS PIES DEL PLATO”

Resulta difícil calcular cuántos fueron los que participaron de la convocatoria que se reunió frente al ministerio de la Producción, pero es coincidente la opinión de que fue la mayor multitud registrada en los últimos tiempos. El acto terminó con los dirigentes que forman el triunvirato que dirige a la CGT corriendo por las calles, perseguidos por los manifestantes que les exigieron que pusieran fecha para el paro general con el que vienen amagando desde hace meses.

En 1967, desde el exilio, Juan D. Perón se refirió al plan que el imperialismo se había propuesto para someter a los países iberoamericanos después de la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de copar a los gobiernos, a las Fuerzas Armadas, a los sectores de la economía, a la opinión pública. Cincuenta años después, llama la atención lo que sostuvo respecto al copamiento de los sectores sindicales:

“Se trata en la actualidad de conmover a la organización sindical, aprovechando a los dirigentes venales que, mediante el consabido soborno, puedan prestarse a la entrega de los trabajadores argentinos. Es indudable que en el procedimiento que se sigue existe un gran fondo de ingenuidad, producto de la ignorancia y del desconocimiento del medio en que pretenden actuar. Pueden algunos dirigentes sindicales ceder a la tentación, pero con ello, frente a una masa adoctrinada y politizada convenientemente, es probable que lo único que consigan sea la destrucción de esos dirigentes, con lo que harán aún un bien a las organizaciones. Si hay algo en el país que el imperialismo no podrá copar jamás es a su pueblo, y dentro de él a su clase trabajadora, que tiene un claro concepto de la defensa de sus conveniencias.

(…) Los dirigentes sanos, honestos y capaces no pueden caer en semejantes trampas. Los venales que obran con ´sobreentendimientos´ no son nunca peligrosos si la corrupción no se generaliza. (…) Es preciso que, sin pérdida de tiempo, todos los dirigentes sindicales se pongan a la defensa de sus organizaciones, impidiendo por todos los medios la proliferación de los ´dirigentes importantes´ que todos los días ´sacan los pies del plato´ con diversos pretextos. Es seguro que en tales excrecencias esté siempre oculta una venalidad inaceptable.

No creo que ni la presión gubernamental ni las tentaciones imperialistas puedan conmover la solidez  del movimiento sindical argentino. Todo lo más que puede ocurrir es que algunos dirigentes se destruyan si delinquen contra la lealtad que deben a sus compañeros, que han de juzgarlos y sancionarlos ahora o cuando puedan hacerlo. De lo que podemos estar seguros, a esta altura de los acontecimientos,  es que un movimiento organizado no puede apoyar a un gobierno que en todos sus actos demuestra que trata de destruirlo, y menos aún si, como en el caso presente, se tiene la persuasión de que está entregando el país al imperialismo”.

                                                Juan Perón

Fuente:

  • Perón, Juan D. La Hora de los Pueblos. Latinoamérica, ahora o nunca. Instituto Nacional Juan D. Perón. Bs. As. 2008.

5 thoughts on “DESPUÉS DEL ACTO DE LA CGT: LOS DIRIGENTES SINDICALES QUE “SACAN LOS PIES DEL PLATO”

  • 8 marzo, 2017 at 8:37 am
    Permalink

    Araceli, muy ajustado al momento tu publicación, creo que al menos en 20 años no hubo una movilización como esta que nada tiene que ver con el poder de convocatoria de la CGT sino con la indignación del pueblo, hay que sostener las organizaciones pero esta conducción me parece tiene mandato cumplido. Cariños

    Reply
  • 8 marzo, 2017 at 9:03 am
    Permalink

    Excelente recordatorio ! ojala el pueblo trabajador sepa resolver este problema en su dirigencia (que ya perdió confianza en ellos)..Gracias por crear este sitio que ayuda a conocer e interpretar nuestro pasado y presente.. Viva la Patria !!

    Reply
  • 8 marzo, 2017 at 12:28 pm
    Permalink

    Dicen por ahí que la historia se repite a veces como tragedia y otras como comedia. Lo de ayer tuvo un poco de ambas.

    Reply
  • 8 marzo, 2017 at 4:29 pm
    Permalink

    Viendo la realidad política de este país nuestro, el mensaje del Viejo hasta parece ingenuo, además de desactualizado… Y si lo es o no, no me preocupa, lo que me preocupa -en todo caso- es que haya ciudadanos de clase media, y no tan media (más bien de escasos recursos) que siguen defendiendo a los execrables actuales gobernantes… El imperialismo -como dice el general- creo que en esta oportunidad se ha movido mejor que nunca, y logró que los sectores populares vean como sus principales enemigos a los burócratas y traidores dirigentes de la CGT cuando, en realidad, son unos títeres del gobierno, a su vez, títere del imperio… Y aunque Schmidt, Acuña y Daer se vayan (por supuesto que ojalá así fuese), nada o casi nada cambiará, porque los verdaderos enemigos no son visualizados como debieran serlo…

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *