EL ESCÁNDALO DEL CORREO

El “escándalo del Correo”, como ya comenzó a llamarse a la deuda que el Presidente se perdonó a sí mismo, trajo consecuencias políticas dentro de la misma coalición gobernante. Es que resulta muy difícil de explicar no sólo el perdón de una deuda  de 70.163 millones de pesos a una empresa de propiedad del primer mandatario, sino además el juicio por 2.200 millones de pesos que esa empresa le inició al Estado que gobierna el mismo demandante.

Veamos ahora qué nos dice la historia sobre el correo y cómo fue su funcionamiento.

A partir de mayo de 1810, el Correo cumplió un papel fundamental en el nacimiento de la Patria, llevando partes y órdenes de la Primera Junta que nombró como primer administrador a don Melchor de Albín.

En 1826, el presidente Bernardino Rivadavia envió al Congreso un proyecto de nacionalización de correos y creó la Dirección General de Correos, Postas y Caminos a cargo de Juan Manuel de Luca, que se desempeñó en ese puesto durante 32 años. Lo sucedió Gervasio Antonio de Posadas, quien colocó los primeros buzones en Buenos Aires, reglamentó el servicio de carteros y redujo las tasas postales.

A partir de 1853, el Correo fue considerado como un servicio fundamental, tanto que estaba comprendido dentro de las garantías de la Constitución Nacional sancionada en Santa Fe,  que aseguraba la inviolabilidad de la correspondencia.

Por eso, en 1855, en el mensaje de apertura de las sesiones del Congreso, el presidente Justo José de Urquiza informó sobre la creación de un servicio de Correo que llamaron Mensajerías argentinas. El servicio se prestaba por medio de diligencias que salían desde Rosario hacia Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Otras partían desde Córdoba hacia Tucumán, Salta y Jujuy, y otras desde Mendoza a San Juan.

Y para darnos una idea de cómo funcionaban, Urquiza dijo en ese mensaje: “Las diligencias entre el Rosario y Santa Fe, que debían trabajar cuatro veces al mes, han tenido que sufrir frecuentes interrupciones por falta de pasajeros y la poca seguridad en el tránsito de ríos caudalosos y otros muchos obstáculos de ese género”.

En cuanto a los costos del Correo sostuvo: “No puedo asegurar a las cámaras que las mensajerías y correos producirán en la actualidad rentas necesarias para cubrir el presupuesto de sus gastos respectivos, para organizar convenientemente las postas, construir puentes, etc. Pero vencidas estas dificultades con fe y perseverancia, esperamos fundar en las mismas ventajas y comodidades que hubiera logrado establecer, uno de los más pingües ramos del tesoro de la Nación”.

En 1876, la Dirección de Correos se fusionó con la de Telégrafos, y durante el siglo XIX sorprenden los nombres de quienes estuvieron a cargo del funcionamiento del Correo, entre ellos, Miguel Cané, Olegario Ojeda y Ramón Cárcano.

En 1928, se inauguró el edificio del Correo Central, una de las piezas arquitectónicas más relevantes de la ciudad de Buenos Aires, diseñado por el arquitecto francés Norbert Maillart, que llevó 41 años de construcción y es donde hoy funciona el Centro Cultural Kirchner (CCK).Entonces el Correo dependía del Ministerio del Interior.

En 1944, el Poder Ejecutivo dispuso su autarquía y se lo denominó Dirección General de Correos y Telecomunicaciones.

El 23 de mayo de 1972 se creó la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos, ENCOTEL, que empezó a funcionar como empresa del Estado en 1974.

En 1992, se transformó en ENCOTESA, la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos S.A.

Y con este nombre llegó a la privatización en 1997, cuando se la concesionó por 30 años a la Sociedad  Macri (SOCMA), propiedad de Franco Macri y familia. Entonces el Correo contaba con 24.400 trabajadores y no tenía pasivos financieros. Se constituyó la firma Correo Argentino S.A. que debía pagar un canon semestral de 51,6 millones de pesos/dólares. Pero apenas dos años después, en 1999, dejaron de pagar. En cuatro años, además, habían despedido a casi 11 mil trabajadores.

En 2003, a pocos días de que Néstor Kirchner asumiera la presidencia, se presentaron a concurso de quiebra cuando la deuda ascendía a casi 297 millones de pesos. Correo Argentino S.A. ofreció pagar entonces el  7,7% y 5,73% de la deuda, con quitas del 92,3% y 94,27% respectivamente, pero el Estado lo rechazó y reestatizó el servicio. Desde entonces, esa deuda quedo varada en Tribunales.

En 2007, Franco Macri cedió SOCMA a sus hijos, y un año después Mauricio hizo lo mismo con los suyos. Todo queda en familia y los Macri están acostumbrados a que les condonen las deudas. Así sucedió en 1982, cuando el entonces presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, estatizó la deuda privada a cientos de empresas, entre ellas a SEVEL, también propiedad de los Macri, que adeudaba 124 millones de dólares. En 1995, otra vez Cavallo pero ahora como ministro de Economía, firmó el decreto 493/95 por el que le condonó la deuda por intereses, multas y obligaciones tributarias vencidas a esa misma empresa.

Ahora  el Estado Nacional, cuando Mauricio Macri es el presidente de la Nación, aceptó condonar el  98,82% de la deuda del Grupo, es decir casi el total, con tiempo para pagar el poco resto que queda hasta el 2033, pero además SOCMA pretende una indemnización por 2.200 millones de pesos por el “perjuicio sufrido” por la nacionalización del Correo.

Se entiende mejor por qué el Presidente de la Nación junto con el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, y el director de Asuntos Jurídicos de esa cartera resultaron imputados por la justicia penal.

 

Fuentes:

4 thoughts on “EL ESCÁNDALO DEL CORREO

  • 20 febrero, 2017 at 10:34 pm
    Permalink

    Excelente sitio. Muy claro, sintético y contextualizado. Pasa sin dudas a mi lista de favoritos. Gracias, Araceli.

    Reply
    • 22 febrero, 2017 at 5:30 pm
      Permalink

      Gracias Gustavo. Abrazo

      Reply
  • 21 febrero, 2017 at 5:11 pm
    Permalink

    Araceli: Muy interesante tu artículo sobre la Historia del Correo Argentino. Con datos desconocidos para mi. Gracias por darnos la oportunidad de refrescar y ampliar conocimientos verdaderos de los hechos Históricos de nuestro sufrido País.

    Reply
    • 22 febrero, 2017 at 5:19 pm
      Permalink

      Gracias Rita. Seguí acompañándonos y difundí. Abrazo

      Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *