Gobernadora Vidal a los docentes: “Que digan si son kirchneristas”

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, al anunciar un adelanto de paritaria de $ 1500 y un reconocimiento por única vez de $ 1000 a los docentes que no se hayan adherido al paro, desafió a los dirigentes gremiales a decir “de qué partido son, a qué elección política o gremial quieren presentarse y cuáles son sus intereses”, y cerró su discurso exigiendo: “Que digan si son kirchneristas”

Hace más de medio siglo, una vez producido el golpe de estado de 1955 que derrocó al presidente constitucional Juan D. Perón, la autodenominada Revolución Libertadora designó como interventor de la Universidad de Buenos Aires al historiador José Luis Romero, quien separó a todos los profesores que habían ingresado durante el gobierno de Perón.

La idea era exterminar al peronismo y a sus seguidores de la vida política argentina. En el Libro Negro de la Segunda Tiranía, que los golpistas presentaron a la sociedad señalaron respecto al gobierno constitucional derrocado: “Diez o doce años de criminal demagogia, ocultación de la verdad, seducción de las masas y embrutecimiento colectivo, sirvieron a la dictadura (el gobierno constitucional de Perón) para intentar el desarraigo de la moral, base de toda sociedad organizada. Aunque solo parcialmente logró sus fines, pasará mucho tiempo antes que se recupere de tanto daño y perversión”.

Con este pensamiento era preciso echar a los docentes que “se dijeran peronistas” y también impedirles que pudieran presentarse a los concursos para cubrir esas cátedras. Para ello, el interventor Romero apeló al decreto 6.403 del gobierno de facto del general Pedro E. Aramburu, que en su artículo 32 estableció que no serían admitidos al concurso “quienes hayan realizado actos políticos y ostensibles de solidaridad con la dictadura (el gobierno democrático de Perón), que comprometan el concepto de independencia y dignidad de la cátedra”.

Además, por si no alcanzara, el interventor aclaró el alcance de la medida y precisó que no podrían participar de los concursos “los que hayan propuesto o participado en actos individuales o colectivos, encomiando la obra de la dictadura (el gobierno democrático de Perón), realizados dentro o fuera de la Universidad, invocando o no su condición de universitarios”.
Fue en este marco que se silenció la escuela de cirugía que fundaron los hermanos Finochietto, una de las más importantes del mundo, creadora de técnicas e instrumental quirúrgico. Lo mismo sucedió con su Tratado, editado en varios tomos que fue saboteado por los colegas “democráticos” porque los hermanos Finochietto eran peronistas.
Para entonces, el 5 de marzo de 1956, el gobierno de facto había publicado el decreto ley número 4161, con el objeto de borrar de la memoria del pueblo argentino los nombres y los símbolos que habían identificado a la década anterior. Vale la pena recordar el texto íntegro de esa disposición:
“Considerando: Que en su existencia política el Partido Peronista, actuando como instrumento del régimen depuesto, se valió de una intensa propaganda destinada a engañar la conciencia ciudadana para lo cual creo imágenes, símbolos, signos y expresiones significativas, doctrinas, artículos y obras artísticas.
Que dichos objetos, que tuvieron por fin la difusión de una doctrina y una posición política que ofende el sentimiento democrático del pueblo Argentino, constituyen para éste una afrenta que es imprescindible borrar, porque recuerdan una época de escarnio y de dolor para la población del país y su utilización es motivo de perturbación de la paz interna de la Nación y una rémora para al consolidación de la armonía entre los Argentinos.
Que en el campo internacional, también afecta el prestigio de nuestro país porque esas doctrinas y denominaciones simbólicas, adoptadas por el régimen depuesto tuvieron el triste mérito de convertirse en sinónimo de las doctrinas y denominaciones similares utilizadas por grandes dictaduras de este siglo que el régimen depuesto consiguió parangonar.

Que tales fundamentos hacen indispensable la radical supresión de esos instrumentos o de otros análogos, y esas mismas razones imponen también la prohibición de su uso al ámbito de las marcas y denominaciones comerciales, donde también fueron registradas con fines publicitarios y donde su conservación no se justifica, atento al amplio campo que la fantasía brinda para la elección de insignias mercantiles.
Por ello, el presidente provisional de la Nación Argentina, en ejercicio del Poder Legislativo, decreta con fuerza de ley:
Art. 1º
Queda prohibida en todo el territorio de la Nación:
a) La utilización, con fines de afirmación ideológica peronista, efectuada públicamente, o propaganda peronista, por cualquier persona, ya se trate de individuos aislados o grupos de individuos, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, sociedades, personas jurídicas públicas o privadas de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas artículos y obras artísticas, que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales pertenecientes o empleados por los individuos representativos u organismos del peronismo.
Se considerará especialmente violatoria de esta disposición la utilización de la fotografía retrato o escultura de los funcionarios peronistas o sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto el de sus parientes, las expresiones “peronismo”, “peronista”, ” justicialismo”, “justicialista”, “tercera posición”, la abreviatura PP, las fechas exaltadas por el régimen depuesto, las composiciones musicales “Marcha de los Muchachos Peronista” y “Evita Capitana” o fragmentos de las mismas, y los discursos del presidente depuesto o su esposa o fragmentos de los mismos.

b) La utilización, por las personas y con los fines establecidos en el inciso anterior, de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrina artículos y obras artísticas que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales creados o por crearse, que de alguna manera cupieran ser referidos a los individuos representativos, organismos o ideología del peronismo.

c) La reproducción por las personas y con los fines establecidos en el inciso a), mediante cualquier procedimiento, de las imágenes símbolos y demás, objetos señalados en los dos incisos anteriores.

Art. 2 º
Las disposiciones del presente decreto-ley se declaran de orden público y en consecuencia no podrá alegarse contra ellas la existencia de derechos adquiridos. Caducan las marcas de industria, comercio y agricultura y las denominaciones comerciales o anexas, que consistan en las imágenes, símbolos y demás objetos señalados en los incisos a) y b) del art. 1º.

Los ministerios respectivos dispondrán las medidas conducentes a la cancelación de tales registros.

Art. 3 º
El que infrinja el presente decreto-ley será penado:

a) Con prisión de treinta días a seis años y multa de m$n: 500 a m$n. 1.000.000;

b) Además, con inhabilitación absoluta por doble tiempo del de la condena para desempeñarse como funcionario público o dirigente político o gremial;

c) Además, con clausura por quince días, y en caso de reincidencia, clausura definitiva cuando se trate de empresas comerciales.

Cuando la infracción sea imputable a una persona colectiva, la condena podrá llevar como pena accesoria la disolución.

Art. 4º
Las sanciones del presente decreto-ley será refrendado por el Excmo. Señor vicepresidente provisional de la Nación y por todos los señores ministros secretarios de Estado en acuerdo general.

Art. 5º

Comuníquese, dése a la Dirección General del Registro Nacional y archívese
Aramburu – Rojas – Busso – Podestá Costa – Landaburu – Migone. – Dell´Oro Maini – Martínez – Ygartúa – Mendiondo – Bonnet”.

Esto sucedía hace más de medio siglo con los que “se decían peronistas”. En el siglo XXI la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, en medio de un conflicto por paritarias, exige a los docentes en lucha que “digan si son kirchneristas”.
Fuentes:
Jauretche, Arturo. Los Profetas del odio y la yapa. Ediciones Corregidor. Bs. As. 2012.
Boletín Oficial. 9 de marzo de 1956.
Libro Negro de la Segunda Tiranía. Decreto Ley Nro. 14.988/56. Bs. As. 1958.
www.lanacion.com.ar/1993963-vidal-adelanta-pagos-a-los-docentes-bonaerenses-e-intenta-debilitar-el-paro

One thought on “Gobernadora Vidal a los docentes: “Que digan si son kirchneristas”

  • 17 marzo, 2017 at 11:15 pm
    Permalink

    Excelente página y muy buena nota de la Gobernadora Vidal.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *