HASTA LOS HERMANOS DE CEFERINO NAMUNCURÁ PERDIERON LAS TIERRAS MÁS FÉRTILES

Pese a que el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, aseguró que no hay pruebas que demuestren que hubo armas de fuego en la toma de Villa Mascardi que culminó con el asesinato de Rafael Nahuel, las autoridades nacionales insisten en mencionar a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) como una amenaza terrorista. En ese marco, el funcionario interino Eduardo Casal – que reemplaza a la procuradora general Alejandra Gils Carbó- firmó una resolución para organizar una estructura que elabore una estrategia contra el extremismo y el terrorismo internacional.

Hace poco más de 32 años el entonces obispo de Neuquén, Jaime de Nevares, escribió una carta al secretario municipal de San Martín de los Andes, Miguel Ángel Esmoviz, en relación a un proyecto presentado por Parques Nacionales para entregar tierras a un asentamiento Mapuche. Fue el 11 de septiembre de 1985 y contiene algunas ideas bastante más útiles que el invento de un organismo para luchar en contra de un extremismo que la realidad demuestra que no existe. Este es el texto completo:

A Miguel A. Esmoviz

Querido Miguel Ángel:

Me he enterado del proyecto de Parques Nacionales, conjuntamente con la provincia, de entregar tierras a la Agrupación Curruhuinca. De parte Parques me había hablado en dos oportunidades el nuevo presidente, Dr. Morelos, para consultarme. Después de consultar, a mi vez, con los misioneros PP. Mateos, Valls y Calendino, le envié su parecer.

Bienvenido sea el proyecto, en principio. Es deseable que las autoridades provinciales y nacionales solucionen también para las demás agrupaciones mapuches el problema primordial, que es la baja calidad y poca extensión de las tierras que los ´huincas´ les dejamos.

Pero en la tarea se requiere mucha prudencia, a fin de que al fin y a la postre no resulten perjudicados en lugar de beneficiados.

La transferencia libre y total requiere instancias previas cautelares, antes de llegar, paulatinamente, a la libre disposición.

La experiencia de los Namuncurá, hermanos de Ceferino, que perdieron lo que les fue entregado en propiedad personal a su padre Don Manuel, la parte más fértil de la ´concesión´ del gobierno nacional, es aleccionadora.

En Chile bajo Pinochet, quién sabe con qué intención – a veces la ´integración´ es un disfraz de ´extinción´-, se legisló distribuyendo las reservas en parcelas. Sé que los organismos de la Iglesia, Diócesis de Temuco, de apoyo a los Mapuches, dejaron otras actividades a fin de centrarse en la concientización de los Mapuches acerca de los peligros que los acechaban.

Ante todo:

  1. Para que las parcelas que se adjudiquen no sean minifundios debe otorgarse a la Agrupación una extensión mucho mayor que la actual.
  2. Hay que garantizarlos contra especuladores sin escrúpulos, bolicheros ´acreedores´, turistas desaprensivos, estafadores, etc. a fin de que no resulten despojados, quizás con apariencia voluntarias, de su tierra y así su condición quede peor que antes.

Ha de ser inalienable, inembargable. No podrá ser garantía de crédito alguno, ni sujeto a arrendamiento.

En este aspecto, los tres misioneros coincidieron en que no entra en sus costumbres la propiedad privada por lotes, salvo la tierra inmediata a la ´ruca´ (casa).

  1. La tierra que se les otorgue ha de ser la de su actual asentamiento, ampliada. Si se les ofrecieran tierras mejores, sólo con su consentimiento podrán ser trasladados.

No hay que olvida que en Quila Quila está su lugar sagrado, el ´Rahue´ de sus Nguillatunes (sitio donde hacen rogativas). Eso exige indemnización.

  1. Es necesario acompañarlos durante un tiempo: con la capacitación para la explotación racional de sus tierras, a fin de obtener rendimiento económico; en la comercialización y, tal vez, en la elaboración de sus productos.
  2. Mensura oficial debidamente documentada y amojonamiento.
  3. Infraestructura de salud, instrucción, explotación, etc. , y maquinaria y herramientas.
  4. Respeto de sus costumbres y cultura en vivienda, artesanía, etc.

Sería trágico apresurarse e improvisar más por intereses electorales que por el bien del indígena, quizás.

Me dicen que la ley de tierras adjudicadas a los aborígenes del actual gobierno de Formosa, aunque perfectible, podría servir de inspiración aún cuando las circunstancias sean distintas.

También sería muy útil y orientador escuchar al Padre Antonio Mateos, y también al Padre Barreto, Colegio Salesiano, Trelew.

Si lo escrito a vuelo de pluma puede servir para algo, bien. Si no, al canasto.

Cariños a esposa e hijos. Abrazos

Tata Dios los bendice.

Jaime de Nevares”.

Fuentes:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *