LA HISTORIA DE LA CARTA DE PERÓN A EVITA DESDE MARTÍN GARCÍA

El 14 de octubre de 1945, el coronel Juan D. Perón preso en la isla Martín García le escribió una carta a su novia, Eva Duarte, de la que se había separado cuando fue detenido después de haber pasado dos días juntos escondidos en una casa del Tigre.

La carta fue reproducida en cientos de textos. Lo que es no es tan conocida es la historia de esas líneas, quién obtuvo el documento y qué importancia tuvo para la evaluación de lo hechos del histórico 17 de Octubre de 1945.

Fue el historiador Félix Luna el que dio con la carta mientras se documentaba para escribir su libro El 45, publicado en 1969, para el que entrevistó al general Perón entonces exiliado en Madrid en una charla que duró desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, según contó Luna en una conferencia que ofreció en la ciudad de La Plata.

Después contó la historia de cómo dio con el documento y lo atribuyó a “la suerte del historiador”: “Resultó que la hija de un militar retirado me contó que en una cena de camaradería su padre había escuchado un comentario que señalaba que uno de los presentes en la cena poseía una carta de Perón escrita desde Martín García. Hubo que rehacer la lista de todos los presentes, llamar a uno por uno hasta ubicar al poseedor de la carta, la que yo pude fotocopiar con hidalguía y devolver con estupidez. Aquel militar la había encontrado en la mesa de luz de Perón después del derrocamiento, porque le habían encargado la custodia de la casa”.

Y respecto a la importancia del documento, Luna sostuvo que la carta resultó muy importante por cuanto me permitió descubrir que Perón no se encontraba en aquel momento con la tranquilidad con que se lo describía, sino que por el contrario se hallaba deprimido y se sentía derrotado. Era un hombre que, en aquella instancia, solo quería retirarse y casarse con la mujer que amaba.

Este es el texto completo de la carta de Perón a Evita:

Martín García, 1 de octubre de 1945

A la Señorita Evita Duarte

Buenos Aires

Mi adorable tesoro:

Sólo cuando estamos apartados de quienes amamos, sabemos cuánto les amamos. Desde que te dejé ahí, con el mayor dolor que se pueda imaginar, no he podido sosegar mi desdichado corazón.

Ahora sé cuánto te amo y que no puedo vivir sin ti. Esta inmensa soledad está llena de tu presencia. Escribí hoy a Farrell, pidiéndole acelerara mi excedencia y, tan pronto salga de aquí, nos casaremos y nos iremos a vivir en paz a cualquier sitio…

Desde casa me trajeron aquí, a Martín García, y no sé por qué estoy aquí ni me dicen nada. ¿Qué te parecen Farrell y Ávalos? ¡Qué par de bastardos, hacer esto con su amigo! Así es la vida. Lo primero que hice al llegar fue escribirte.

No pierdas los nervios ni descuides tu salud en mi ausencia hasta que vuelva. Estaría más tranquilo si supiera que no corres peligro y estás bien. Dile, por favor a Mercante que hable con Farrell para saber si autorizan que nos vayamos a Chubut. Creo también, que tendrías que poner en marcha algún tipo de papeleo legal…

Ten mucha calma. Mazza te informará de cómo va todo. Haré lo posible por regresar a Buenos Aires. Si se acepta mi excedencia nos casaremos al día siguiente y si no, ya lo arreglaré todo de una manera u otra, pero sea lo que sea, pondremos fin a tu vulnerable situación.

Amor mío, tengo en mi cuarto aquellas pequeñas fotos tuyas y las contemplo todos los día con los ojos húmedos. Que no te pase nada o de lo contrario mi vida habrá acabado. Cuídate mucho y no te preocupes por mí, pero quiéreme mucho porque

necesito tu amor más que nunca… Escribiré un libro sobre todo esto…y ya veremos entonces quién tenía razón. Lo malo de este tiempo y especialmente de este país, es la existencia de tantos idiotas, y como sabes, un idiota es peor que un canalla.

Bueno mi vida, me gustaría seguir escribiendo todo el día pero Mazza te contará más de lo que yo te pueda decir. La lancha llegará dentro de media hora. Mis últimas palabras en esta carta serán para pedirte calma. Muchos, muchísimos besos a mi queridísima chinita.

Perón.”

Fuentes:

http://www.eldia.com/nota/2003-8-23-felix-luna-hablo-en-la-plata-sobre-el-45

Luna, Félix. El 45. Editorial Hyspamérica. Bs. As. 1984.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *