QUE SE ROMPA PERO QUE NO SE DOBLE

La frase del fundador del radicalismo, Leandro N. Alem, “que se rompa pero que no se doble” parece volver a interpelar a algunos dirigentes de su partido. Luego de que se conociera el acuerdo del Estado con el Grupo SOCMA por el Correo Argentino y la rebaja  por el nuevo cálculo jubilatorio, radicales que integran la coalición Cambiemos salieron a criticar la forma de las decisiones del gobierno que ellos mismos integran, pero ninguno cuestionó su contenido. “Yo creo que el cúmulo de errores desgasta y que el Presidente, la figura que alinea frente a la confusión, no puede ser abusada en el uso de la misma”, dijo Mario Negri, el jefe del Bloque de diputados nacionales de la UCR. “Muchas de las reacciones del Gobierno podrían haber sido otras de entrada si existiera un mayor diálogo o una mayor sinceridad de a quiénes consultan de nuestro partido”, sostuvo Julio Cobos, ex vicepresidente de la Nación y actual senador nacional de la UCR.

En 1935, mientras un sector de la UCR prestaba legitimidad al gobierno de Agustín P. Justo en aquel periodo de la historia que quedó registrado como la Década Infame, la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (FORJA) publicó el siguiente manifiesto:

“Declaración aprobada en la asamblea constituyente del 29 de junio de 1935

Somos una Argentina Colonial: queremos ser una Argentina Libre.

La Asamblea Constituyente de la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, considerando; 

  1. Que el proceso histórico Argentino en particular y Latinoamérica en general, revelan la existencia de una lucha permanente del pueblo en procura de su Soberanía Popular para la realización de los fines emancipadores de la Revolución Americana, contra las oligarquías como agentes de los imperialismos en su penetración económica, política y cultural, que se oponen al total cumplimiento de los destinos de América.
  2. Que la Unión Cívica Radical ha sido desde su origen la fuerza coordinadora de esa lucha por el imperio de la Soberanía popular y la realización de sus fines emancipadores.
  3. Que el actual recrudecimiento de los obstáculos supuestos al ejercicio de la voluntad popular corresponde a una mayor agudización de la realidad colonial, económica y cultural del país;

Declara:

  1. Que la tarea de la nueva emancipación se lo pueda realizarse por la acción de los pueblos.
  2. Que corresponde a la Unión Cívica Radical, ser el instrumento de esa tarea, consumando hasta su totalidad la obra trucada por la desaparición de Hipólito Yrigoyen.
  3. Que para ello es necesario en el orden interno del Partido, dotarlo de un estatuto que, estableciendo el voto directo del afiliado auténtico y cotizado, asegure la soberanía del pueblo radical, y en orden externo, precisar las causas del enfeudamiento argentino al privilegio de los monopolios extranjeros proponer las soluciones reivindicadoras y adoptar una táctica y los métodos de lucha adecuados a la naturaleza de las obstáculos que se oponen a la realización de las destinos nacionales.
  4. Que es imprescindible luchar dentro del Partido, para que este recobre la línea de principismo e intransigencia que lo caracterizó desde sus orígenes, única forma de cumplir incorruptiblemente los ideales que le dieron vida y determinan su perduración histórica al servicio de la Nación Argentina.

Dentro de estos conceptos y tales fines, la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, F.O.R.J.A., abre sus puestas a todos los radicales y particularmente a los jóvenes que aspiren a intervenir en la construcción de la Argentina grande y libre soñada por Hipólito Yrigoyen.

– Por el radicalismo a la soberanía popular 
– Por la soberanía nacional a la emancipación del pueblo argentino”.

One thought on “QUE SE ROMPA PERO QUE NO SE DOBLE

  • 20 febrero, 2017 at 12:38 pm
    Permalink

    Mi abuelo,nacido en 1901,fue radical hasta la aparición de Peron ,donde desencantado con parte de la UCR,empezó a simpatizar con el peronismo,siendo capataz de Molinos Río de la Plata en Tandil,vivió y sufrió lo que se le hacia a Peron con la harina,escondida en vagones en vías muertas, que solo aparecieron cuando se dispuso sacar aviones para localizarlos,sufrió la dualidad de volverse peronistas y trabajar para quienes lo combatían,al punto de tener que dejar ,en 1948, su trabajo y emigrar a Necochea.Mi padre inmigrante italiano llego en plena década infame en 1931,con 5 años,en su adolescencia vivió el durguimiento del peronismo,fue dirigente sindical y recuperador y custodio del busto de Evita,arrastrado por las calles en 1955.Yo nacido en 1961,recién viví aquel peronismo contado por abuelo y padre,entre 2003 y 2015.y esperó volver a vivirlo pronto.

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *