SanCor: LAS CONSECUENCIAS DE VOTAR EN CONTRA DE LOS PROPIOS INTERESES

La Cooperativa SanCor anunció el cierre de las plantas de Coronel Moldes y la de Brinkmann en Córdoba, la de Coronel Charlone en Buenos Aires y la de Centeno en Santa Fe, e informó que prevé la cesantía del 25% de sus empleados, alrededor de mil trabajadores, y ajustes en las áreas de logística y distribución para facilitar la venta de la firma.

Por su parte, el ministro de la Producción del gobierno de Cambiemos, Francisco Cabrera, sostuvo que no ayudarán a SanCor hasta tanto no se produzca un “ordenamiento” de su plan de negocios y aseguró que “el verdadero problema de SanCor no es tanto el tambero, que es una persona solvente porque tiene activos, sino los empleados, los que trabajan en los sectores productivos de sus plantas”. En ese marco, la empresa anunció el cierre de cuatro plantas, además del despido de mil empleados que afectará a treinta localidades.

En las ciudades perjudicadas, Cambiemos se impuso sobre el Frente para la Victoria en las últimas elecciones, pese a que fue este último partido, a través del entonces presidente Néstor Kirchner, el que evitó que la empresa fuera comprada por Adecoagro de George Soros. Sucedió en 2006, cuando Kirchner consiguió que el presidente venezolano Hugo Chávez invirtiera 80 mil millones de dólares a cambio de leche en polvo y transferencia de tecnología durante 15 años. De esta manera, miles de trabajadores conservaron las fuentes de trabajo que hoy están en peligro.

El gobierno de Cambiemos ganó en cada una de esas localidades salvo en Brinkmann, donde la victoria fue de Sergio Massa con 2786 votos, seguido por Mauricio Macri con 2615 y Daniel Scioli con 1219. Pero en Río Cuarto, departamento a donde pertenece Coronel Moldes, Macri ganó con el 43,87% frente a Scioli, que obtuvo el 17,64%. En el partido de General Villegas, provincia de Buenos Aires, que integra Coronel Charlone, Cambiemos se impuso por el 40,46% sobre el 17,86% que obtuvo el Frente para la Victoria. Y en el departamento de San Jerónimo, Santa Fe, a donde pertenece Centeno, Macri ganó por el 35,25% frente al 34,71 que obtuvo Scioli. Es decir, votaron a los que ahora no los ayudan. Algo similar sucedió con algunos gremios que hoy se ven perjudicados por las medidas del gobierno nacional.

El ministro de Asuntos Técnicos en los dos primeros gobiernos de Juan D. Perón, Raúl Mendé, en su libro A veces… el que pierde, gana, cuenta que en la noche del 16 de septiembre de 1955, cuando se produjo el levantamiento armado que lo derrocó del poder, el General se debatía para tomar una decisión frente a los que proponían resistir hasta sofocar el levantamiento. Y fue entonces cuando Perón dijo:

“Gobernaríamos sobre un pueblo desangrado y cansado de luchar: con el país destruido. El pueblo mismo no tardaría mucho tiempo en hacernos responsables de todo. Además, concluida la locura que sería una guerra civil, deberíamos exigir al pueblo grandes sacrificios, acaso mayores que los que impondría la lucha misma… ¿Lograríamos que el pueblo respondiese a nuestras exigencias?

Nosotros hemos mal acostumbrado a nuestro pueblo. Tal vez por las circunstancias y condiciones en que hubimos de afrontar el gobierno. Lo hemos mal acostumbrado, de tal manera que cree que es obligación del gobierno –obligación de Perón– la solución de todos sus problemas… Yo considero que ha llegado la hora en que el pueblo, mediante sus organizaciones, enfrente solo cualquier situación, comenzando por ésta que ha de comenzar mañana…

Tal vez sea necesario que el pueblo afronte solo una época en la que nuevamente, como antes de 1943, no consiga nada sin luchar contra sus enemigos. Creo que está en condiciones de luchar solo, sin el ‘andador’ que es mi presencia en el gobierno… Quizá cuando pruebe otra cosa, verá con toda claridad y con suficiente perspectiva, todo cuanto nuestro movimiento ha significado y significa. Entonces vendrá la reacción”.

Fuentes:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *